El dolor persiste mientras el recuerdo esté vivo.
Y depende de uno mismo hasta qué punto nos lleve;
Y nos cueste.
 
Puede comenzar con los vidrios rotos de un carro ajeno,
tras el afán de no llegar tarde a un lugar que no sabe de horarios,
y el impacto lo das tú,
cuando te miras en el retrovisor.
 
Que se te queme la cena por ir recorriendo toda tu casa,
de la cocina a la habitación,
de la habitación al baño,
del baño al balcón,
del balcón al viento,
y del viento a... tú y yo sobrevolando el edificio más ruinoso,
para acabar rozando nuestros deditos desnudos con el mar.
 
Que llegue la policía a tu casa cuando cae la madrugada,
a causa de esa fiesta en la que te encuentras a ti mismo
sintiéndote solo por primera vez,
y el cruel devastador silencio comienza a ensordecer a los vecinos.
 
Para nuestro alivio, existe otro camino que nos brinda la oportunidad de ganarle al recuerdo,
dándole bofetadas con la tranquilidad que de por sí nos brinda la soledad;
 
Ahora tengo el placer de dejarte retorciendo entre tus ruinosas mentiras,
mirando de lejos sin parar de sonreír.
Y ahí me doy la mano por primera vez después de haberte conocido.
 
Sin embargo,
no dándole tregua a mi suerte,
carezco de espacio y tiempo,
Y sólo sé que soy este ahora
en el que mañana,
jamás será hoy.
 
Y hoy,
preferí que me dolieras una vez más.

ADHJ.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Ada Pardo
Email

Some poets followed by fuego...

Raúl Gómez Jattin Charles Bukowski