Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.
 
Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.
 
Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.
 
Yo nací un día
que Díos estuvo enfermo.
 
Hermano, escucha, escucha...
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.
 
Pues yo nací un día
que Díos estuvo enfermo.
 
Todos saben que vivo,
que mastico... Y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.
Todos saben... Y no saben
que la luz es tísica,
y la Sombra gorda...
Y no saben que el Misterio sintetiza...
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las Lindes.
 
Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo,
grave.

  • 1
  • 4
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Ignacio Salas Ada Pardo Mei ying Bonnie Castles
Email

Altre opere di César Vallejo...

Alcuni poeti che seguono César Vallejo...

js Jaime Andrés Sánchez Vélez Julieta Echeverria Aranza Domínguez Valeria Orozco Carolina