Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!
 
Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.
 
Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.
 
Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos,
como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza,
como charco de culpa, en la mirada.
 
Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

Login per commentare...
Ana Maria Quiros
oltre 2 anni

Me encanta Cesar Vallejo, sus poemas llenos de profundidad y sinceridad.

Alfredo Jiménez G.
oltre 4 anni

A pesar que el Poeta César Vallejo afirma no saber de esos "golpes tan fuertes en la vida", los conoce muy bien. Sus versos tienen las cicatrices de esa furia metafísica que se ensañó con su vida. Miguel, su hermano un día no regresó, inútil fue convocarlo en un poema: Regresa -le suplica-, "puede preocuparse mamá..." Y después también ella faltó... Y todos pretendieron "cobrarles el alquiler del mundo", patrimonio que ella les había dejado.

Ha habido voces (¡Malditas sean!), que se atrevieron a criticar estos poemas tan singulares de Vallejo, acusándolo chantajista sentimental y de autocompasión... ¡Mentira, miserables sin entrañas! La calidad humana y literaria de Vallejo es indudable. Pocas veces hemos tenido en el mundo un Poeta de tal sinceridad. Ahí donde no encuentra la palabra adecuada, la inventa (Trilce, empozar, cancionan...) aportando a la Literatura no sólo versos conmovedores, sino también profundos y novedosos signos lingüísticos.

Vallejo va de sus íntimos dolores a los que lastiman a toda la humanidad. Su desamparo es universal. No hay en verdad muchas razones para ser optimista. Sin embargo blasfema su fe en un alarido fervoroso. El redentor agonizante ("enfermo, grave") corre por su propia sangre y le infunde cierta vitalidad para prolongar su agonía, para que le peguen "duro con un palo y duro".

Tan profeta como Poeta, tenemos entendido que murió un jueves como él mismo vaticinara. Acaso "los heraldos negros" le confiaron el secreto.

Aunque este gran bardo no requiere de apologistas, podemos afirmar que los obtusos que aún se atreven a lapidarlo son como los necios que asesinaron a sus agoreros para luego reconocerlos como enviados.

P.S. Como en este mundo transitorio, lo bueno tiende a extinguirse, hace tiempo que perdimos la irrepetible Colección "La nave de los locos" que editaba Premià, ahí publicaban dos tomos con las obras completas de César Vallejo. Si los encuentran en librerías de viejo, considérense afortunados.

Piaciuto o affrontato da...

Alfredo Jiménez G. Ada Zoe Sandra Pien Ignacio Salas Ada Pardo Josefina Ezpeleta Edgardo Alejandro Ibarra Gonzalo Oto Sanders Erikagamer tube Alma Graciela Garcia Guerra Gato Chungo Victor Kane LuisPaoloBustamante Eric Ibarra Camila Londoño Román José A. Morán Juan Cuartas Joaquín Silva Aroca Bonnie Castles
Email

Altre opere di César Vallejo...

Alcuni poeti che seguono César Vallejo...

Paula Morales Domonell Camila Londoño Román Horacio Orantes Alk-tussär Hugh Maorexiu Del Río Alejandro Sagastume Arce Ariana Ibañez