Siempre, ¿si?

El incontenible deseo de tu rostro en mi mirada,
las ansias de tus manos sobre el pasto y la almohada,
el lento resurgir de cada palabra,
el tiempo, el viento... La ausencia que nos habla.
 
La incontenible necesidad de tu cuerpo cada mañana,
lo solitario del instante en el que mis manos te aguardan,
el dolor incontenible en el pecho cuando te marchas,
la falta que nos envuelve lentamente en la nada.
 
Esperar tus manos junto a las mías dentro de algunos años,
mirar tus ojos de la misma forma que ahora lo hago,
sentir el renegar de tus piernas cuando estás cansado,
comprender que no se puede, ¿cómo le hago?
 
Escuchar nuestras pesadillas como cuentos,
esa alegría inerte porque te tengo,
el instante miserable en el que tu cuerpo
yace junto al mío y entonces nos pertenecemos.
 
Parece una mentira mirar hacia adelante;
miro y no veo nada más que instantes,
momentos palpitantes de amor y placer,
que se acaban y renacen cada anochecer.
 
Amigos y amantes otra vez,
prolongando el pequeño instante en el que se pueden sostener,
comprender, poseer, volverse a tener.
¡Qué infinito placer!

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Heterónimo
Email

Other works by Warmi Misi....