o entra con: facebook twitter google ¿Olvidaste tu contraseña? | Únete
o entra con: facebook twitter google
Violeta parra sandoval

Violeta Parra

POEMAS
SEGUIDORES
29

Son tus ojos los que busco
No los encuentro;
Son tus labios los que quiero
Ver sonreír
Pero ellos me son tan ingratos
Pero ellos se burlan de mí, es así

Sólo quiero decirte un secreto
Sólo quiero mi dicha expresar
Sólo quiero cantar los cantares
Que repiten las olas del mar

El amor que tú me diste
Yo lo conservo
Grabado en mi memoria
Siempre estará
Un recuerdo del alma te pido:
No me olvides, no te olvidaré, es así

Sólo quiero decirte un secreto
Sólo quiero mi dicha expresar
Sólo quiero cantar los cantares
Que repiten las olas del mar.

4

¿Qué he sacado con la luna
que los dos miramos juntos?
¿Qué he sacado con los nombres
estampados en el muro?
Como cambia el calendario, *
cambia todo en este mundo.

¿Qué he sacado con el lirio
que plantamos en el patio?
No era uno el que plantaba,
eran dos enamorados.
Hortelano, tu plantío
con el tiempo no ha cambiado.

¿Qué he sacado con la sombra
del aromo por testigo,
y los cuatro pies marcados
en la orilla del camino?
¿Qué he sacado con quererte,
clavelito florecido?

Aquí está la misma luna
y en el patio el blanco lirio,
los dos nombres en el muro
y tu rastro en el camino.
Pero tú, palomo ingrato **
ya no arrullas en mi nido.

Para olvidarme de ti
Voy a cultivar la tierra,
En ella espero encontrar
Remedio para mis penas.
Aquí plantaré el rosal
De las espinas más gruesas,
Tendré lista la corona
Para cuando en mí te mueras.

Para mi tristeza violeta azul,
Clavelina rosa pa´ mi pasión
Y para saber si me corresponde
Deshojo un blanco manzanillón.
Si me quiere mucho, poquito, nada,
Tranquilo queda mi corazón.

Creciendo irán poco a poco
Lso alegres pensamientos
Cuando ya estés florecidos
Irá lejos tu recuerdo.
De la flor de la amapola
Seré su mejor amiga,
La pondré bajo de la almohada
Para dormirme tranquila.

Para mi tristeza violeta azul,
Clavelina rosa pa´ mi pasión
Y para saber si me corresponde
Deshojo un blanco manzanillón.
Si me quiere mucho, poquito, nada,

Tranquilo queda mi corazón

Amigos tengo por cientos
para toda mi delicia
yo lo digo sin malicia
con verdadero contento
yo soy amiga del viento
que rije por las alturas
Amiga de las honduras
con vueltas y torbellinos
amiga del aire fino
con toda su travesura.
Yo soy amigo del fuego
del astro mas relumbrante
porque en el cielo arrogante
camina como su dueño
amigo soy del ruiseñor
relámpago de la luna
Con toda su donosura
alumbra la mar furiosa
y amigo de las frondosas
obscuridades nocturnas.
Amigo del solitario
lucero de la mañana
y de la brisa temprana
que brilla como un rosario
amiga del jardinario
del arco de las alianzas
Amiga soy de confianza
de nubes y nubarrones
también de los arreboles
en todas las circunstancias.
Amigo soy de la lluvia
porque es un arpa sonora
de alambres y de bordonas
que tuntunean con furia
amigo de las centuria
de los espacios tesoros
Y de los cerros sonoros
que guardan los granizales
amigo de los raudales
que entonan su lindo coro.
Amiga de la neblina
que ronda los horizontes
cordillerales y montes
con su presencia tan fina
la nieve por blanquesina
poblados y soledades
Bonanzas y tempestades
son mis amigos sinceros
pero mi canto el primero
de todas mis amistades.

Ajay, soy como
la mariposa,
ajay, soy como
la mariposa,
ajay, que anda alre-
’or de la vela,
ajay, que anda alre-
’or de la vela,
ajay, y aunque me
queme las alas,
ajay, siempre estoy
de centinela.
Ajay, soy como
la mariposa.

Como la mariposa
que va volando,
tengo mis amorcillos
de vez en cuando.
Como la mariposa
que va volando.
De vez en cuando, sí,
la mariposa
tiene sus amorcillos
de cualquier cosa.

¡Qué bonita y preciosa
la mariposa!

A mi casa llega un gato,
pero es un gato decente,
pero es un gato decente.
Si yo le tomo la cola
al tiro muestra los dientes.
A mi casa llega un gato.

Este gato romano
que es medio cojo,
si lo tratan de cucho
se pone rojo.
Este gato romano
que es medio cojo.
Se pone rojo, sí,
bajo la parra.
No te juegues con gatos
que tienen garras.

¡Anda a cazar ratones
por los rincones!

Qué pena siente el alma
cuando la suerte impía
se opone a los deseos
que anhela el corazón.

Qué amargas son las horas
de la existencia mía,
sin olvidar tus ojos,
sin escuchar tu voz.

Qué amargas son las horas
de la existencia mía,
sin olvidar tus ojos,
sin escuchar tu voz.

Pero me embarga a veces
la sombra de la duda
y por mi mente pasa
como fatal visión.

Pero me embarga a veces
la sombra de la duda
y por mi mente pasa
como fatal visión.

Qué pena siente el alma
cuando la suerte impía
se opone a los deseos
que anhela el corazón.

Si lo que amo tiene dueño
digo que me moriré,
tan lejos venirte a ver
mira si no te quedré.

Póngame siete botellas,
también siete damajuanas,
póngame siete cantoras
porque yo me voy mañana.

Mira si no te quedré
mira si te tendré amor,
tan lejos venirte a ver
cómo te va corazón.

Póngame siete botellas...

Cómo te va corazón,
por qué estái con asperezas,
esas son pruebas de olvido,
la razón no tiene fuerza.

Póngame siete botellas...

La razón no tiene fuerza
para un buen entendedor
por eso estoy preguntando,
¿cómo te va corazón?

Póngame siete botellas...

Gracias a la vida que me ha dado tanto;
me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado,
y en las multitudes al hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto;
me ha dado el oído que en todo su ancho
graba noche y días, grillos y canarios,
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y las voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto;
me ha dado el sonido y el abecedario;
con él las palabras que pienso y declaro:
madre, amigo, hermano y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto;
me ha dado la marcha de mis pies cansados;
con ellos anduve ciudades y charcos,
 playas y desiertos, montañas y llanos,
y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto;
me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto;
me ha dado la risa y me ha dado el llanto;
así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es mi propio canto,
y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.

3

Que vivan los estudiantes
Jardín de nuestra alegría
Son aves que no se asustan
De animal ni policía.

Y no le asustan las balas
Ni el ladrar de la jauría
Caramba y sambalacosa
¡qué viva la astronomía!

Me gustan los estudiantes
Que rugen como los vientos
Cuando le meten al oído
Sotanas y regimientos.

Pajarillos libertarios
Igual que los elementos
Caramba y sambalacosa
¡Qué viva lo experimento!

Me gustan los estudiantes
Porque levantan el pecho
Cuando le dicen harina
Sabiéndose que es afrecho.

Y no hacen el sordomudo
Cuando se presenta el hecho
Caramba y sambalacosa
El código del derecho.

Me gustan los estudiantes
Porque son la levadura
Del pan que saldrá del horno
Con toda su sabrosura.

Para la boca del pobre
Que come con amargura
Caramba y sambalacosa
¡Viva la literatura!

Me gustan los estudiantes
Que marchan sobre las ruinas
Con las banderas en alto
Va toda la estudiantina.

Son químicos y doctores,
Cirujanos y dentistas,
Caramba y sambalacosa
¡Vivan los especialistas!

Me gustan los estudiantes
Que con muy clara elocuencia
A la bolsa negra sacra
Le bajó las indulgencias.

Porque hasta cuando nos dura
Señores la penitencia
Caramba y sambalacosa
¡Qué viva toda la ciencia!

¡Qué viva toda la ciencia!

1

En los jardines humanos
que adornan toda la tierra
pretendo de hacer un ramo
de amor y condescendencia,
pretendo de hacer un ramo
de amor y condescendencia,
de amor y condescendencia.

Es una barca de amores
que va remolcando mi alma
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca,
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca,
como una paloma blanca.

Permiso para cortar
la flor del comprendimiento,
la yerba de la esperanza,
la hojita del sentimiento,
la yerba de la esperanza,
la hojita del sentimiento,
la hojita del sentimiento.

Es una barca de amores...

En el centro de mi ramo
la rosa del corazón,
el árbol más amistoso
y el fruto de la pasión,
el árbol más amistoso
y el fruto de la pasión,
y el fruto de la pasión.

Es una barca de amores...

La mujer que yo más quiero
en la sangre tiene hiel,
me deja sin su plumaje
sabiendo que va a llover,
sabiendo que va a llover.

El árbol que yo más quiero
tiene dura la razón,
me priva su fina sombra
bajo los rayos del sol,
bajo los rayos del sol.

El río que yo más quiero
no se quiere detener,
con el ruido de sus aguas
no escucha que tengo sed,
no escucha que tengo sed.

El cielo que yo más quiero
se ha comenzado a nublar,
mis ojos de nada sirven,
los mata la oscuridad,
los mata la oscuridad.

Sin abrigo, sin la sombra,
sin el agua, sin la luz,
sólo falta que un cuchillo
me prive de la salud,
me prive de la salud.