No son para la Lira manos que odian la calma;
¡para cantarte me he pulsado el alma!
Con un temblor de novia que se inicia,
con un azoramiento de novicia,
el candor de las páginas, rebaño de gacelas,
aguarda ante mis ojos la llegada del Cántico,
virgen como la espuma del Atlántico
antes del paso de las carabelas...

  • 1
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Edgardo Alejandro Ibarra
Email

Other works by Andrés Eloy Blanco Meaño...