Antes de entrar en el desierto
los soldados bebieron largamente el agua de la cisterna.
Hierocles derramó en la tierra
el agua de su cántaro y dijo:
Si hemos de entrar en el desierto,
ya estoy en el desierto.
Si la sed va a abrasarme,
que ya me abrase.
Ésta es una parábola.
Antes de hundirme en el infierno
los lictores del dios me permitieron que mirara una rosa.
Esa rosa es ahora mi tormento
en el oscuro reino.
A un hombre lo dejó una mujer.
Resolvieron mentir un último encuentro.
El hombre dijo:
Si debo entrar en la soledad
ya estoy solo.
Si la sed va a abrasarme,
que ya me abrase.
Ésta es otra parábola.
Nadie en la tierra
tiene el valor de ser aquel hombre.

La cifra, 1981

#EscritoresArgentinos

  • 2
  • 9
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Alfredo Jiménez G.
más de 2 años

Anticiparse a los horrores del tormento es una manera de aclimatarse a tan adversa condición. Pero ¿quién se atreve a semejante temeridad?

"Nadie en la tierra"... O casi nadie.

Preferido o celebrado por...

Ada Zoe Alfredo Jiménez G. Y. J. Hall Amadeus Graysmith Sir Ru Alexandra Mantikou Daniel Martinez Samuel Montoya Atena Caixba
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Ernesto Reyna Cesar Cámara Angel Romero Paola Olmedo David Castillo García Hassam Manrrá