Para Adriano del Valle

Yo he ansiado un himno del Mar con ritmos amplios como las olas que gritan;
del Mar cuando el sol en sus aguas cual bandera escarlata flamea;
del Mar cuando besa los pechos dorados de vírgenes playas que aguardan sedientas;
del Mar al aullar sus mesnadas, al lanzar sus blasfemias los vientos,
cuando brilla en las aguas de acero la luna bruñida y sangrienta;
del Mar cuando vierte sobre él su tristeza sin fondo la Copa de Estrellas.
 
Hoy he bajado de la montaña al valle
y del valle hasta el mar.
El camino fue largo como un beso.
Los almendros lanzaban madejas azuladas de sombra sobre la carretera
y, al terminar el valle, el sol
gritó rubios Golcondas sobre tu glauca selva: ¡Mar!
¡Hermano, Padre, Amado...!
Entro al jardín enorme de tus aguas y nado lejos de la tierra.
Las olas vienen con cimera frágil de espuma,
en fuga hacia el fracaso. Hacia la costa,
con sus picachos rojos,
con sus casas geométricas,
con sus palmeras de juguete,
que ahora se han vuelto lívidos y absurdos como recuerdos yertos.
Yo estoy contigo, Mar. Y mi cuerpo tendido como un arco
lucha contra tus músculos raudos. Sólo tú existes.
Mi alma desecha todo su pasado
como en nórtico cielo que se deshoja en copos errantes.
 
Oh instante de plenitud magnífica;
antes de conocerte, Mar hermano,
largamente he vagado por errantes calles azules con oriflamas de faroles
y en la sagrada medianoche yo he tejido guirnaldas
de besos sobre carnes y labios que se ofrendaban,
solemnes de silencio,
en una floración
sangrienta...
Pero ahora yo hago don a los vientos
de todas esas cosas pretéritas,
pretéritas.... Sólo tú existes.
Atlético y desnudo. Sólo este fresco aliento y estas olas,
y las Copas Azules, y el milagro de las Copas Azules.
(Yo he soñado un himno del Mar con ritmos amplios como las olas jadeantes.)
Ansío aún crearte un poema
con la cadencia adámica de tu oleaje,
con tu salino y primeral aliento,
con el trueno de las anclas sonoras ante Thulés ebrias de luz y lepra,
con voces marineras, luces y ecos
de grietas abismales
donde tus raudas manos monjiles acarician constantemente a los muertos...
Un himno...
constelado de imágenes rojas, lumínicas.
 
¡Oh mar! oh mito! oh sol! oh largo lecho!
Y sé por qué te amo. Sé que somos muy viejos.
Que ambos nos conocemos desde siglos.
Sé que en tus aguas venerandas y rientes ardió la aurora de la Vida.
(En la ceniza de una tarde terciaria vibré por vez primera en tu seno).
Oh proteico, yo he salido de ti.
¡Ambos encadenados y nómadas;
ambos con una sed intensa de estrellas;
ambos con esperanza y desengaños;
ambos, aire, luz, fuerza, obscuridades;
ambos con nuestro vasto deseo y ambos con nuestra grande miseria!

El primer poema de Borges. Grecia, Dic. 31, 1919.

“En el poema traté muy de veras de ser Walt Whitman” (J.L.B.)

#EscritoresArgentinos

  • 1
  • 5
  •  
  •  
S'identifier Commentaires...
Alfredo Jiménez G.
plus de 3 ans

Borges tan sólo contaba veinte años cuando escribió el presente poema y aquí se dice tan viejo como el mar. Notamos al Poeta precoz, ya impetuoso y audaz. Los acentos de sus versos extensos retumban precisos y contundentes como las olas al romper contra las rocas. Ya a tan temprana edad era capaz de ironías memorables: "... ambos con nuestro vasto deseo y ambos con nuestra grande miseria!"

"Himno del mar" es el primer poema de Jorge Luis Borges del que tenemos registro (año 1919). Si hubo otros que lo antecedieron, se cuidó mucho de guardarlos muy bien. Tan riguroso consigo mismo, sabemos que su primer libro publicado, "Fervor de Buenos Aires" (1923) fue en realidad el tercero que escribió. Y aún tratándose de una obra extraordinaria, abjuraría de ella en su madurez.

Tenemos también su primer cuento, escrito en 1912 y firmado con seudónimo (Nemo), su título es "El rey de la selva" y ahí constatamos que a los trece años ya poseía una enorme imaginación y gran capacidad creativa.

Muchos años después, con la notable economía verbal que desarrollaría en su oficio, iba a escribir sobre el mar estas inolvidables líneas: "... es un desierto resplandeciente/ y una cifra de cosas que no sabemos/ y un epitafio de los vikings..."

Es emocionante encontrar obras de juventud de Jorge Luis Borges, son testimonio de la gestación de un Poeta excepcional.

Préféré par...

Alfredo Jiménez G. Ada Zoe Y. J. Hall Julian Larrosa Edgardo Alejandro Ibarra
Email

Autres oeuvres par Jorge Luis Borges...

Quelques poètes qui suivent Jorge Luis Borges...

Erick Cortez (A.R) dulce tres Carolina Oleas Arlett Montenegro Don Emilio Marie