Latía en mis manos aun el futuro incierto, bajo mis pies palpitaba la tierra y yo solo pensaba en tus ojos.
La vida adulta me exigía, asfixiaba mis sentidos por entero, mientras nadaba en las olas de tu pelo.
Taquicardias frecuentes, ojos llorosos e irritados, y el brillo de tus labios en mi mente.
Eres lo mas lindo que he visto en mi vida, solo mirarte, contemplarte, me hace entender que la perfección existe, que nació contigo y que vivirá eternamente en mis recuerdos.
En tus ojos sentía que naufragaba, que me perdía, era como navegar al infinito y regresar en un segundo para reflejarme en tu mirada, esa mirada coqueta y tierna que dominaba mi alma y me proyectaba a un mundo donde era posible encontrarnos.

Sabes que soy amante de la buena música, que me toca y me hace vibrar; pero ni la mas perfecta sinfonía se comparaba con tu risa, era completamente mágica.
Y tus labios, una invitación perfecta al pecado y la vigilia, eran la llave mágica a tu intimidad, al sabor de tu cuerpo, al lugar de tus demonios y a la calidez y humedad de tu ser.
Sueño con recorrerte, con besarte, con descifrar el laberinto de tus deseos hasta quedarme sin fuerzas, y creer que necesitaría otra vida para recuperarla.
De repente me reflejaba de nuevo en tu mirada, en el rubor de tus pechos y en la humedad de tu cuerpo. Y la necesidad de tenerte, de amarte, de poseerte era de nuevo mas fuerte que la vida misma, y entendía que cada momento contigo, cada beso, cada caricia, cada mirada, simplemente representarían lo mejor de mi vida.
Eras una niña mimada, preciosamente caprichosa, soñabas con tantas cosas, tu mente era mágica y recorrerla era uno de los placeres mas grandes de mi vida. Escucharte hablar era hipnótico, pues el susurro de tu voz alimentaba mi espíritu, tu esencia me llenaba de vida y me hacía creer que todo era posible. Me llenaba de energía y me hacía sentir invencible.

Soñaba con cuidarte, con mimarte, con protegerte, con amarte.
Quería ser todo para ti, pero la vida es irónica y justo cuando crees que tienes todo, te muestra que no tienes nada; que aunque conocía mil fuegos, nunca me había quemado, y que lo amado solo era una fracción de lo que podía llegar a sentir. Me perdí en ti y aunque no me arrepiento de nada, no entiendo como algo tan hermoso, casi sagrado, puede doler tanto, puede colapsar tu mundo, hacerte entender que nunca estarás completo, entender la soledad y la tristeza de un futuro.
Eras perfecta, eras inevitable e irreal, un sueño ajeno, que llegó a mi vida no sé si por destino o casualidad, pero llegó en el momento equivocado. Sacudiste mi mundo, fuiste un terremoto que destrozó mi ser y me hizo entender que a pesar de lo mágico de tu existencia y de lo feliz que me hacías, tendría que seguir viendo como se iba lo mejor de mi vida.
Esta es la historia de un amor que no pudo ser, un amor que murió en mis brazos y trascendera en mi eternidad.


  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Ada Pardo
Email

Other works by Maat&themoon....

Some poets followed by Maat&themoon....

Diego Pérez Stella Borja