Es una tarde cenicienta y mustia,
destartalada, como el alma mía;
y es esta vieja angustia
que habita mi usual hipocondría.
   La causa de esta angustia no consigo
ni vagamente comprender siquiera;
pero recuerdo y, recordando, digo:
—Sí, yo era niño, y tú, mi compañera.
 
           *
 
   Y no es verdad, dolor, yo te conozco,
tú eres nostalgia de la vida buena
y soledad de corazón sombrío,
de barco sin naufragio y sin estrella.
   Como perro olvidado que no tiene
huella ni olfato y yerra
por los caminos, sin camino, como
el niño que en la noche de una fiesta
   se pierde entre el gentío
y el aire polvoriento y las candelas
chispeantes, atónito, y asombra
su corazón de música y de pena,
   así voy yo, borracho melancólico,
guitarrista lunático, poeta,
y pobre hombre en sueños,
siempre buscando a Dios entre la niebla.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
S'identifier Commentaires...

Préféré par...

Ada Pardo
Email

Autres oeuvres par Antonio Machado...

Quelques poètes qui suivent Antonio Machado...

Humberto Santos Luis Miramar Elliot Milan dorita tsoli Don Οὖτις Jaime Andrés Sánchez Vélez