Cargando...
Era mi llama tan azul, que por mucho tiempo temí que me la apagara la brisa  que venía del lado del bosque al atardecer...
 
Después, la llama aquella quemó el bosque.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Dulce María Loynaz ...



Top