Para ti, mi Alejandro.

 
Esa parte del lago está iluminada,
Y como simples mortales somos incapaces de cuidar nuestros diamantes
Esa hoja está triste de sentir el fin amarillo del agua.
 
Se cae la primera capa,
y se rompe como prisma del cielo frente a los ojos bien abiertos
 
Ahora el viento sopla igual
 
Las cosas se han puesto en el mismo lugar; los sonidos se estaban cansando de estar a destiempo perfecto.
 
...Seguimos en el lago, aunque nos salimos de la luz amarilla.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Yo quiero seguir nadando contigo...

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login to comment...
Email

Other works by Renata Ramírez...

Some poets followed by Renata Ramírez...

Jaime Sabines Tomás Segovia Alfonsina Storni Mario Benedetti William Shakespeare Clementina Suárez