Soy un pequeño bailarín que no ha pasado más que de bufón a ser el que relata las crónicas de los corazones rotos arrendados por tiempo limitado, esas cicatrices de las que no se ha encargado aquel anticuado "amor" sino la vida misma.