Gallego, de 27 años, apasionado por la escritura, la informática y el deporte. Amante profundo de esta vida y curtido por las duras lecciones que esta le ha enseñado. Afrontarla con valentía no es una alternativa, es una obligación.