Cargando...

La amenaza de la flor

Flor de las adormideras:
engáñame y no me quieras.
 
¡Cuánto el aroma exageras,
cuánto extremas tu arrebol,
flor que te pintas ojeras
y exhalas el alma al sol!
 
Flor de las adormideras.
 
Una se te parecía
en el rubor con que engañas,
y también porque tenía,
como tú, negras pestañas.
 
Flor de las adormideras.
 
Una se te parecía...
(Y tiemblo sólo de ver
tu mano puesta en la mía:
¡Tiemblo no amanezca un día
en que te vuelvas mujer! )

Madrid, 1917: Huellas.

#EscritoresMexicanos (1922) Huellas

Preferido o celebrado por...
Otras obras de Alfonso Reyes ...



Top