Escribo para escucharme
para leer esa voz que no habla