Escribo porque la pobreza me profesa terapias imposibles.