Los deditos de tus manos,los deditos de tus pies;uno, dos, tres, cuatro, cincoseis, siete, ocho, nueve, diez. (Anónimo)

De Chachopo a Apartadero
caminas, Luz Caraballo,
con violeticas de mayo,
con carneritos de enero;
inviernos del ventisquero,
farallón de los veranos,
con fríos cordilleranos,
con riscos y ajetreos,
se te van poniendo feos
los deditos de tus manos.
 
La cumbre te circunscribe
al sólo aliento del nombre,
lo que te queda del hombre
que quién sabe dónde vive:
cinco años que no te escribe,
diez años que no lo ves,
y entre golpes y traspiés,
persiguiendo tus ovejos,
se te van poniendo viejos
los deditos de tus pies.
 
El hambre lleva en sus cachos
algodón de tus corderos,
tu ilusión cuenta sombreros
mientras tú cuentas muchachos;
una hembra y cuatro machos,
subida, bajada y brinco,
y cuando pide tu ahínco
frailejón para olvidarte
la angustia se te reparte:
uno, dos, tres, cuatro, cinco.
 
Tu hija está en un serrallo,
dos hijos se te murieron,
los otros dos se te fueron
detrás de un hombre a caballo.
“La Loca Luz Caraballo”
dice el decreto del Juez,
porque te encontró una vez,
sin hijos y sin carneros,
contandito los luceros:
...seis, siete, ocho, nueve, diez...

  • 2
  • 4
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Chane Garcia
28 días

¡Qué excelente es este poema! Uno lo lee y da esa envidia sana que te hace pensar: "¿Por qué esto no lo escribí yo!" jejeje... Andrés Eloy era una bestia pelúa cuando escribía, por lo menos éste, se ve que está bien diseñado... Las décimas comienzan como con una estrofa popular a manera de epígrafe, de autor anónimo, y luego es que Andrés va desglozando las décimas en sí. Pero no se puede negar la genialidad con que este poeta fue hilvanando la historia, que, aunque algo ficticia (porque tubo que inventar ciertos elementos para hacer cuadrar la rima de los versos) la belleza y el ingenio al crearlo queda de manifiesto. No queda claro quién fue en realidad "Luz Caraballo" (personaje ficticio del poema) si fue "Lesmichimío", una mujer del pueblo de Timotes a quien Andrés Eloy conoció en realidad o, si fue María Blasa Ramírez (alias, la loca Blasa) de el pueblo de El Cacho, mujer de errante caminar por los pueblos de la zona andina venezolana.

Deyanira Rivera
7 meses

Hermoso nuestro amado Andrés Eloy, despierta en mí con sus letras la mayor alegría de ser venezolana.

arianna
9 meses

HOLA ME ENCANTA EL POEMA<3

Email

Otras obras de Andrés Eloy Blanco Meaño...