Cada persona tiene al menos, dos caras... la que muestra a todo el mundo, y otra, la verdadera, que ni siquiera a sí misma se atreve a desvelar... A esa otra, Jung solía llamarle La Sombra...