¿Por qué persistes, incesante espejo?
¿Por qué duplicas, misterioso hermano,
el menor movimiento de mi mano?
¿Por qué en la sombra el súbito reflejo?
 
Eres el otro yo de que habla el griego
y acechas desde siempre. En la tersura
del agua incierta o del cristal que dura
me buscas y es inútil estar ciego.
 
El hecho de no verte y de saberte
te agrega horror, cosa de magia que osas
multiplicar la cifra de las cosas
 
que somos y que abarcan nuestra suerte.
Cuando esté muerto, copiarás a otro
y luego a otro, a otro, a otro, a otro...

La rosa profunda (1975)

#EscritoresArgentinos #LaRosaProfunda #Soneto ABBA CDDC EFF EGG

  • 3
  • 6
  •  
  •  
La rosa profunda?1570684492
S'identifier Commentaires...
Alfredo Jiménez G.
plus de 3 ans

Borges ha hablado en este soneto memorable; permitamos por un momento que hable el otro, el que conocemos como Borges al que le ocurren las cosas: "De chico conocí el horror a la duplicación o a la multiplicación espectral o los espejos de la realidad. Me aterrorizaban los grandes espejos, su infalible y continuo funcionamiento, su permanente persecución de mis actos, su pantomima cómica me parecía sobrenatural..." (Entrevista concedida a Waldermar Verdugo-Fuentes, libro "En voz de Borges". Eosa, 1986).

Ese horror confeso de Jorge Luis Borges a los espejos no le provocó una fobia, le generó una fascinación que le permitió crear deslumbrante Literatura, pasaron a la distinción de sus símbolos por excelencia junto con los laberintos y los tigres. El Poeta escribió una vez que no podíamos dejar de mirar al fuego "sin un asombro antiguo"... sucede igual con los espejos.

De niño Borges, antes de dormir, rogaba a Dios no soñar con espejos; les temía de modo especial a los de gran tamaño. Cuando se atrevía a mirarlos con detenimiento, esperaba no descubrir involuntariamente alguna anomalía que le revelara que la otra realidad pudiera actuar con independencia y no como un mero remedo de este mundo. Años después escribiría en un cuento inolvidable, aquella frase tan significativa: "El espejo y la cópula son abominables porque multiplican el número de hombres."

La humanidad siempre se ha inquietado con los espejos, desde esos tiempos remotos en que los descubrió de manera silvestre en las aguas quietas de un arroyo. Poco a poco los fue perfeccionando hasta terminar en una extravagante combinación de plata y vidrio para lograr un instrumento básico para la vanidad, pero que en secreto nos sigue sorprendiendo con su magia.

El último verso del soneto nos revela otro prodigio: Se proyecta más allá de la métrica y de los límites terrenales, nos sugiere ese otro misterio, el de un espejo frente a otro que es un atisbo al verdadero infinito, lo más cerca que lo hemos podido presenciar. Si estuvieran perfectamente paralelos y pulidos, proyectarían la imagen central del otro y del otro y del otro... sin fin. Vale aquí recomendar uno de los libros más bellos y perturbadores de Michael Ende, "El espejo en el espejo", pero atención, que ese volumen no es para niños...

Préféré par...

Alfredo Jiménez G. Y. J. Hall Ada Zoe Cristina Valado Paulina Díaz Rocio Cabello
Email

Autres oeuvres par Jorge Luis Borges...

Quelques poètes qui suivent Jorge Luis Borges...

Alter Caimi Leonora Andrea Gelemur Laura Torres Laura V. Morales María Galván Noe Conde Vitale