Me pesan los ejércitos de Atila,
las lanzas del desierto y las murallas
de Nínive, ahora polvo; las batallas
y la gota del tiempo que vacila
 
y cae en la clepsidra silenciosa
y el árbol secular donde clavada
por Odín fue la hoja de la espada
y cada rosa y cada primavera
 
de Nishapur. Me abruman las auroras
que son y fueron los ponientes,
el amor y Tiresias y las serpientes
 
las noches y los días y las horas.
gravitan sobre la sombra que soy.
La carga del pasado es infinita.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Ernesto Reyna Iana Guido Ruiz diaz Guillermo Bello Chantal Unzueta Carlos Godfrey