Un amor profundo e intenso por la vida, por la poesía, por las cosas bellas del día a día, recordando que mi motor es Dios, mi principio, mi final y ¡el latir de mi corazón!