Ceñida a la tuya va mi fantasía,
cuando el verano  de los años,
me arrancó las hojas,
desde el rojo pulmón de los otoños frios ,
mi Corazón danza bajo el látigo del amor.
 
Desnudando el refugio de un hombre
que huele a canela y almizcle.
un hombre que se insinúa,
bajo una sonrisa cómplice,
que conversa conmigo,
se hace eco de mis voces internas,
Con el que   me siento
como abeja que lame
las orillas de una lámpara.
 
Un hombre,
que llora entre mis papeles y escritos.
mientras me desnuda
hasta el alma con su ternura,
en una noche de luna llena,
me ofrece rosas rojas,
y se pierde en mi interior.
 
 
Majestuosa, yo poseída  de otra llama,
Cimbreante arcoiris.
decapitándo la palabra,
Desvelándome,
soberbia, me pierdo con él
en la espesura de la noche bruja.
 
En el vórtice climaterio,
donde se aguarda el éxtasis
Crepitando en agonía,
para morir como diosa alegre.
En un cántico,
en el que muerdo tus gemidos
que eternizo,
donde no habita el olvido.

  • 0
  • 2
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Héctor Flores Cálamo Azul
Email

Altre opere di Doris Melo...

Alcuni poeti seguiti da Doris Melo...

Ada Zoe