Confieso que me duele la aurora de tanta espera
pero hoy entiendo que la vida no es una vana ilusión
ni la ternura se nutre de sueños y silencios.
Esa ternura que muda la rosa azul en la nostalgia
que en solitario desvela su tristeza.
 
He tapiado las ventanas del paraíso,
¡todo ha sido una quimera...!
tejida con espinas que se clavan
en lo profundo del alma....
y en tu nombre ya cerca del olvido.
otrora un pájaro sediento, con su mirada gris perlada
quiere beber en este manantial que se secado,
multiplicado de tristezas,
que se traslucen al tacto de mi desnudez,
Insoslayable  ausencia,
ondulada brisa que mece las desventuras
donde todo se agota,
hasta los aromatizados espacios de mi vida,
¡Naufraga de quimeras!
blasfemado viento
ante un rasguño de sombras cadavéricas,
mutiladas en su afán en vano...
yo, tu abismo descarnado,
tu víctima inmolada,
pulverizada frente a un abrazo de puertas
de silencios, que muerden esta primavera...
De nada sirven las voces
que desde adentro reclaman,
rasguñando las sombras destempladas.
¡Es la luz que se agota hacia un abismo voraz...!
Doris Melo Mendoza.
 
Es un diálogo, consigo mismo, con su conciencia, cansada se rinde la voz poetica de tanta espera, acepta que la vida es una ilusión, ternura, tristeza,
 
 
 
Doris Melo
 
Derechos de Autor: Todos los derechos reservados

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login to comment...
Email

Other works by Doris Melo...

Some poets followed by Doris Melo...

Ada Zoe