Cargando...

Cárcel de aire

Red tejida con hilos invisibles,
cárcel de aire en que me muevo apenas,
trampa de luz que no parece trampa
y en la que el pie se me quedó—entre cuerdas
de luz también...—bien enlazado.
 
Cárcel sin carcelero y sin cadenas
donde como mi pan y bebo mi agua
día por día... ¡Mientras allá fuera
se me abren en flor, trémulos, míos
aún, todos los caminos de la tierra!....
Otras obras de Dulce María Loynaz ...



Top