El gorrión y la liebre

El gorrión y la liebre

por Félix María de Samaniego

Fábula

Un maldito gorrión así decía

a una liebre, que una águila oprimía:

«¡No eres tú tan ligera,

que si el perro te sigue en la carrera,

lo acarician y alaban como al cabo

acerque sus narices a tu rabo?

Pues empieza a correr, ¿qué te detiene?»

De este modo la insulta, cuando viene

el diestro gavilán y lo arrebata.

El preso chilla, el prendedor lo mata;

y la liebre exclamó: «Bien merecido.

¿Quién te mandó insultar al afligido,

y a más, a más meterte a consejero,

no sabiendo mirar por ti primero?»

comments powered by Disqus
     

Misceláneas

Felix-maria-samaniego


Otros poemas de Félix María de Samaniego (leer al azar)


«Lo que jamás se ha visto ni se ha oído,
verán ustedes; atención les pido.»
Así decía un charlatán famoso,

Aunque te haya elevado la fortuna
desde el polvo a los cuernos de la luna,
si hablas, Fabio, al humilde con desprecio

Un joven licencioso
se hallaba en un estado vergonzoso,
con sus males secretos retirado:

Después de haber corrido
cierto danzante mono
por cantones y plazas,

El tiempo, que consume de hora en hora
los fuertes murallones elevados,
y lo mismo devora

esde antaño en el mundo
reina el vano deseo
de parecer iguales

Un joven educado
con el mayor cuidado
por un viejo filósofo profundo,

Trémulo y achacoso
a fuerza de años un león estaba;
hizo venir los médicos, ansioso

Marramaquiz, gran gato,
de nariz roma, pero largo olfato,
se metió en una casa de ratones.

De los confusos pueblos apartado,
un anciano pastor vivió en su choza,
en el feliz estado en que se goza

Todo el pueblo, admirado,
estaba en una plaza amontonado,
y en medio se empinaba un titerero,

Te gusta Poeticous en Facebook?