Croquis en la arena (1920)

Croquis en la arena

por Oliverio Girondo

La mañana se pasea en la playa empolvada de sol.

Brazos.
Piernas amputadas.
Cuerpos que se reintegran. Cabezas flotantes de caucho.

Al tornearles los cuerpos a las bañistas, las olas alargan sus virutas sobre el aserrín de la playa.

¡Todo es oro y azul!

La sombra de los toldos. Los ojos de las chicas que se inyectan novelas y horizontes. Mi alegría, de zapatos de goma, que me hace rebotar sobre la arena.

Por ochenta centavos, los fotógrafos venden los cuerpos de las mujeres que se bañan.

Hay quioscos que explotan la dramaticidad de la rompiente. Sirvientas cluecas. Sifones irascibles, con extracto de mar. Rocas con pechos algosos de marinero y corazones pintados de esgrimista. Bandadas de gaviotas, que fingen el vuelo destrozado de un pedazo blanco de papel.

¡Y ante todo está el mar!

¡El mar!... ritmo de divagaciones. ¡El mar! con su baba y con su epilepsia.

¡El mar!... hasta gritar

                                            ¡basta!

                                                            como en el circo.

Notas:

Veinte poemas para ser leídos en el tranvía (1922)

comments powered by Disqus
       

Misceláneas

Oliverio-girondo


Otros poemas de Oliverio Girondo (leer al azar)


Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,

La mañana se pasea en la playa empolvada de sol.
Brazos.
Piernas amputadas.

Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla a la mía
y forman una mano.

Los más oscuros estremecimientos a mí
entre las extremidades de la noche
los abandonos que crepitan

Abra casa
de gris lava cefálica
y confluencias de cúmulos recuerdos y luzlatido cós

Y de los replanteos
y recontradicciones
y reconsentimientos sin o con sentimiento cansado

Absorto tedio abierto
ante la fosanoche inululada
que en seca grieta abierta subsonríe su más agrís r

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.

Abandoné las carambolas por el calambur, los madrig …
Lo irreductible me sedujo un instante. Creí, con un …
¡Mi ineptitud llegó a confun...

Demasiado corpóreo,
limitado,
compacto.

En la sed
en el ser
en las psiquis

Te gusta Poeticous en Facebook?