El corazón, la fruta de mi pecho,
cada día se pone más sabrosa.
Yo creo que la luna es una rosa
que huele por la tarde a mar.
Aún cuando te veo, me emociono.
Esto dura mientras la noche pasa
—lo feo, que tu casa no es mi casa;
y sólo nuestras bocas tienen color de sangre—.
Yo te estaba mirando ya hace tiempo,
y tú en ti me llevabas desde entonces;
qué belleza tenía por el borde
del beso aquel que supo a cualquier cosa.
Mi cuerpo descansaba junto al río,
cuando en el firmamento de tu pecho
temblaban y brillaban cuatro lunas.
La luna sin espejo de la noche
la noche sin misterios por la luna,
entonces me di cuenta, tienes una
espalda tan hermosa como un ciervo.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
S'identifier Commentaires...

Préféré par...

Ada Pardo
Email

Autres oeuvres par Gloria Fuertes...

Quelques poètes qui suivent Gloria Fuertes...

Sebastian Villegas| Amarat Laufey Black Hilarie Erico mariana lema Robertico Pacheco