En Chile, desde niño la poesía ha sido mi forma favorita de viajar. Por muchos años tuve que dejarla, pero al igual que el aire llega un momento en que te ahogas si no vuelves a sentirla. Escribo por aquello que nos destroza o nos levanta o ambas a la vez.