Sin hilo de oro que pueda conducir a la salida, vengo a perderme en el laberinto de emociones que me encadena... A hacer un mapa para aprender a disfrutar el proceso de perderme y encontrarme, mientras las luces de la bóveda indican las rutas y yo logro domar sin aniquilar a la bestia que ocupa mi alma...