Vivo la tercera década de mi vida, convencida de que las letras son un festín de entusiasmo y energía, que nos deja tener pasos sincronizados de vez en cuando con la inspiración genuina.