La muchacha desnuda toma el sol
apenas cubierta
por la presencia de las frondas.
 
Abre su cuerpo al sol
que en lluvia de fuego
la llena de luz.
 
Entre sus ojos cerrados
la eternidad se vuelve instante de oro.
La luz nació para que el resplandor de este cuerpo
 
le diera vida.
Un día más
sobrevive la tierra gracias a ella
 
que sin saberlo
es el sol
entre el rumor de las frondas.

  • 0
  • 3
  •  
  •  
Entrar para comentar...

Preferido o celebrado por...

Yuni Ada Pardo Alex K
Email

Otras obras de José Emilio Pacheco...

Algunos poetas que siguen a José Emilio Pacheco...

BS Fernando Barba Irlanda Varenka Humberto Santos Francisco Ganem dorita tsoli Ana Rodríguez