Alza tus brazos,
ellos encierran a la noche,
desátala sobre mi sed,
tambor, tambor, mi fuego.
 
Que la noche nos cubra con una campana,
que suene suavemente a cada golpe del amor.
 
Entiérrame la sombra, lávame con ceniza,
cávame del dolor, límpiame el aire:
yo quiero amarte libre.
 
Tú destruyes el mundo para que esto suceda
tu comienzas el mundo para que esto suceda.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Juan Gelman...