Habítame, penétrame.
Sea tu sangre una con mi sangre.
Tu boca entre a mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar.
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñeme tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.
Con esta sed quemándome.
 
La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

  • 4
  • 3
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
Alfredo Jiménez G.
más de 1 año

Si alguien sabía de soledad, de esos "cuervos y perros y pedazos" que tanto lastiman, ese era el gran Poeta Juan Gelman. Padeció el secuestro de sus hijos y la certeza de que sus nietos nacieron en cautiverio sin saber dónde, a causa de la persecución ordenada por la dictadura argentina de 1976. Gelman luchó desde el exilio por localizar con vida a sus seres queridos... Sólo pudo encontrar viva a una de sus nietas.

La presente Oración, es una plegaria terrenal, no metafísica. El ruego es a la amada, al otro cuerpo anhelado o ausente. Aunque bien puede leerse como un poema de amor, con fuertes tintes eróticos, encontramos aquí la ansiedad de colmar un vacío. El Poeta implora una posesión que lo complementaría. Colmado de esa presencia invocada con desesperación, terminaría esa sed que lo calcina.

Juan Gelman era un Poeta y un hombre leal a sus nobles ideales de Libertad e Igualdad. Un verdadero ejemplo de dignidad ante el dolor personal y labor solidaria al sufrimiento de su Pueblo agredido por la barbarie militar. Lo consideramos argentino, mexicano y universal.

Alfredo Jiménez G.
Alfredo Jiménez G.
más de 1 año

¡Hermosa plegaria salida de la pluma de Juan Gelman!

Que "la llama doble" sea una sola llama, sola.

Que el acoplamiento de los juntos sea total.

Que la fusión sea indiscutible.

Para que el ser pleno retorne a ser andrógino feliz.