Cargando...

Te deshojé como una rosa

Te dehojé, como una rosa,
para verte tu alma,
y no la vi.
 
Mas todo en torno
—horizontes de tierras y de mares—,
todo, hasta el infinito,
se colmó de una esencia
inmensa y viva.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Juan Ramón Jiménez ...



Top