La obscenidad con la que decido ver mi propia fatalidad.