A Juan Ramón Jiménez

A Juan Ramón Jiménez

por Antonio Machado

Por su libro Arias tristes.

Era una noche del mes
de mayo, azul y serena.
Sobre el agudo ciprés
brillaba la luna llena,
iluminando la fuente
en donde el agua surtía
sollozando intermitente.
Sólo la fuente se oía.
Después, se escuchó el acento
de un oculto ruiseñor.
Quebró una racha de viento
la curva del surtidor.
Y una dulce melodía
vagó por todo el jardín:
entre los mirtos tañía
un músico su violín.
Era un acorde lamento
de juventud y de amor
para la luna y el viento,
el agua y el ruiseñor.
«El jardín tiene una fuente
y la fuente una quimera...»
Cantaba una voz doliente,
alma de la primavera.
Calló la voz y el violín
apagó su melodía.
Quedó la melancolía
vagando por el jardín.
Sólo la fuente se oía.

comments powered by Disqus
       

Misceláneas

Antonio-machado


Otros poemas de Antonio Machado (leer al azar)


frente a mi ventana.
Entre los jazmines
y las rosas blancas

Francisco a Pedro Salinas:
Si el arte es fuego,
será con sombras divinas,

Una clara noche
de fiesta y de luna,
noche de mis sueños,

Algunos lienzos del recuerdo tienen
luz de jardín y soledad de campo;
la placidez del sueño

Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario. …
Girando en torno a la torre y al caserón solitario, …
ya las golondrinas chillan....

Señor, me cansa la vida,
tengo la garganta ronca
de gritar sobre los mares,

La venta de Cidones está en la carretera
que va de Soria a Burgos. Leonarda, la ventera,
que llaman la Ruipérez, es una viejecita

Está en la sala familiar, sombría,
y entre nosotros, el querido hermano
que en el sueño infantil de un claro día

Igual que el ballestero
tahúr de la cantiga,
tuviera una saeta el hombre ibero

Nunca perseguí la gloria
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;

Flor de santidad.-Novela milenaria,
por D. Ramón del Valle-lnclán.
Esta leyenda en sabio romance campesino,

Te gusta Poeticous en Facebook?