Las ascuas de un crepúsculo morado

Las ascuas de un crepúsculo morado

por Antonio Machado

Las ascuas de un crepúsculo morado
detrás del negro cipresal humean...
En la glorieta en sombra está la fuente
con su alado y desnudo Amor de piedra,
que sueña mudo. En la marmórea taza
reposa el agua muerta.

comments powered by Disqus
       

Misceláneas

Antonio-machado


Otros poemas de Antonio Machado (leer al azar)


Es el hospicio, el viejo hospicio provinciano,
el caserón ruinoso de ennegrecidas tejas
en donde los vencejos anidan en verano

Recuerdo que una tarde de soledad y hastío,
¡oh tarde como tantas!, el alma mía era,
bajo el azul monótono, un ancho y terso río

Son de abril las aguas mil.
Sopla el viento achubascado,
y entre nublado y nublado

Como atento no más a mi quimera
no reparaba en torno mío, un día
me sorprendió la fértil primavera

¡Ay del que llega sediento
a ver el agua correr,
y dice: la sed que siento

A la desierta plaza
conduce un laberinto de callejas.
A un lado, el viejo paredón sombrío

Palacio, buen amigo,
¿está la primavera
vistiendo ya las ramas de los chopos

Fue una clara tarde, triste y soñolienta
tarde de verano. La hiedra asomaba
al muro del parque, negra y polvorienta...

Te gusta Poeticous en Facebook?