Las ascuas de un crepúsculo morado

Las ascuas de un crepúsculo morado

por Antonio Machado

Las ascuas de un crepúsculo morado
detrás del negro cipresal humean...
En la glorieta en sombra está la fuente
con su alado y desnudo Amor de piedra,
que sueña mudo. En la marmórea taza
reposa el agua muerta.

comments powered by Disqus
       

Misceláneas

Antonio-machado


Otros poemas de Antonio Machado (leer al azar)


¿Y ha de morir contigo el mundo mago
donde guarda el recuerdo
los hálitos más puros de la vida,

Ante el pálido lienzo de la tarde,
la iglesia, con sus torres afiladas
y el ancho campanario, en cuyos huecos

Y era el demonio de mi sueño, el ángel
más hermoso. Brillaban
como aceros los ojos victoriosos,

Los árboles conservan
verdes aún las copas,
pero del verde mustio

Y nada importa ya que el vino de oro
rebose de tu copa cristalina,
o el agrio zumo enturbie el puro vaso...

Desgarrada la nube; el arco iris
brillando ya en el cielo,
y en un fanal de lluvia

Este noble poeta, que ha escuchado
los ecos de la tarde y los violines
del otoño en Verlaine, y que ha cortado

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!
Medrosas tiritan tus hojas menguadas.
Naranjo en la corte, ¡qué pena da verte

Te gusta Poeticous en Facebook?