El niño quiso ser pez,
metió los pies en el río;
...estaba tan frío el río
que ya no quiso ser pez.
 
El niño quiso ser pájaro,
se asomó al balcón del aire;
...estaba tan alto el aire.
que ya no quiso ser pájaro.
 
El niño quiso ser perro,
se puso a ladrarle a un gato;
...lo trató tan mal el gato
que ya no quiso ser perro.
 
El niño quiso ser hombre,
empezó a ponerse años;
...le estaban tan mal los años
que ya no quiso ser hombre.
 
Y ya no quiso crecer,
no quería crecer el niño;
se estaba tan bien de niño...
pero tuvo que crecer.
 
Y en una tarde, al volver
a su placeta de niño
el hombre quiso ser niño,
pero ya no pudo ser.

Login to comment...
JP The Crack Plz Follow Me
almost 3 years

Yo sigo siendo niño
yo no quiero crecer
pero voy a tener que crecer

Ingrid Zetterberg de Espinoza
over 3 years

Todos quisiéramos volver a la niñez. Se añora la etapa de la inocencia. Cuando nada nos preocupaba....y todo era blando y dulce.

Alfredo Jiménez G.
almost 4 years

Abundan los temas por todos los rincones del laberinto de la Literatura que de modo irremediable nos remiten a Jorge Luis Borges y este romancillo tan especial no es la excepción. Borges nos enseñó alguna vez que hubo un sabio llamado Spinoza quien "entendió que las cosas quieren perseverar en su ser. La piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre, un tigre". De la creatividad del Poeta Manuel Benítez Carrasco surge un niño que en apariencia contradice tan lúcida conclusión de don Baruch Spinoza. Intrépido como son todos los infantes, va por la vida buscando su vocación. ¿Acaso no está conforme con su suerte de ser niño? Más bien al contrario, Benítez Carrasco ha captado la verdadera naturaleza de la infancia, como ese otro Poeta mexicano, Juan de Dios Peza lo hizo en "Fusiles y muñecas" hablando de sus propios hijos. Benítez en sus mágicas estrofas del romancillo nos permite evocar aquella época en que explorando el mundo quisimos serlo todo, por una sola razón, porque éramos niños. Y al darnos cuenta de ese privilegio y de que no era para siempre, deseamos con toda el alma detener el tiempo y "perseverar en nuestro ser". Conocimos y temimos así la nostalgia anticipada.

El hombre que de niño quiso serlo todo, presentado aquí por este Poeta tan querido, tendrá que aceptarse como adulto. En secreto le molestará el anhelo de perseverar en su "nuevo ser", pues también resulta transitorio. El mandato inapelable de la naturaleza será tan poderoso, que pronto lo veremos frente a una mujer, exclamando con energía: "¡Tengo el caballo en la puerta!" Eso habrá de consolarlo de su añorada niñez.

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G. Héctor Flores Ada Pardo Carlos Godfrey Edgardo Alejandro Ibarra Daniel Lopez Diaz Pedro E Díaz Catalina Monroy Erika Mendoza Elizabeth Santana Barbosa JP The Crack Plz Follow Me Bruno Scali БАЙРОН ЛЕМУС Ars Rivera
Email

Other works by Manuel Benitez Carrasco...

Some poets who follow Manuel Benitez Carrasco...

Bernardo Santiago Angeles Phoenix Mav Edgardo Alejandro Ibarra Ada Zoe Armando López JP The Crack Plz Follow Me