Bandera en pena

Bandera en pena

by Mario Benedetti

Están izando mi bandera
con ceremonia y sin pudor
pobre bandera
mi bandera
está alegre como una sábana
pero triste como un adiós
ondea sólo a la derecha
y ya no sé si tiene sol
está nueva como un trofeo
pero vieja como un perdón

están arriando mi bandera
con ceremonia y sin pasión
pobre bandera
mi bandera
los autobuses se detienen
y hay un silencio que es rencor
como son pocos los que miran
por lo menos la miro yo
y hasta el clarín que la saluda
se atraganta de compasión

están llevando mi bandera
con ceremonia y sin honor
pobre bandera
mi bandera
la doblarán en ocho pliegues
la guardarán en un cajón
la cerrarán con un candado
madeinusa de lo mejor

pero si miras hacia arriba
tendrás acaso otra visión
hay un fantasma de bandera
lindo trapo de cielo y sol
y esa alma en pena
esa bandera
bandera en pena
o qué sé yo
está en jirones
tiene sangre
y no se olvida
no.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Mario-benedetti


Other poems by Mario Benedetti (read randomly)


Todos sabemos que nada ni nadie habrá de ahorrarnos …
sin embargo hay que vivir como si fuéramos inmortal …
sabemos que los caballos y l...

Los sueños son pequeñas muertes
tramoyas anticipos simulacros de muerte
el despertar en cambio nos parece

Hubiera entregado el Dios que no poseo,
hubiera aprendido tres o cuatro signos,
y así desalentado,

Si un muchacho lee mis poemas
me siento joven por un rato
en cambio cuando es

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables

Alguna vez en palma de mallorca
hallé en el borne dos filas de árboles
como las que hubo en un recodo

Ignorante del mundo y de sí mismo
deja el recién nacido su caverna
lejos y cerca de la piel materna

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
en el que uno puede sentirse árbol o prójimo

¿En qué se asemejan después de todo
esas muchachas sin niebla
de Amsterdam Madrid París Berna Florencia

Tutor de los perdones
distribuidor de penas
condona las condenas

Podés querer el alba
cuando quieras
he conservado intacto

Con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero
compañero te desvela

Vuelves, día de siempre,
rompiendo el aire justamente donde
el aire había crecido como muros.

La vida cotidiana es un instante
de otro instante que es la vida total del hombre
pero a su vez cuántos instantes no ha de tener

Like us on Facebook?