Corre viento hoy en Madrid
y me abraza, me sostiene y me lanza
al recuerdo vacío de tu eterna ausencia
que se posa en mi andar, y me clava.
 
De vos rescato solo a dos
la que terca veía en mí la pureza,
la que me cegaba al creer ver la suya.
Mas las campanas de tu fantasma
 
pesan hoy más que mil piedras.
Te tuve tan solo ayer y rogué
porque te fueras, y así,
                                          partiste.
 
Tu nombre no diré pues te da vida,
te vuelve persona cuando solo sos sombra,
hace que seas cuando ya te marqué el fin.
 
                                                                 —Madrid

  • 1
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Cory Garcia
Email

Other works by Natalia Armenia...