Nació, creció y se hizo adicta al café y a la palabra.