Cargando...
¡Qué sol enciende el palmar
cuando, guardián de su nido,
rompe el sinsonte a cantar!
 
¡Qué cubano amanecer
hay en su trino; qué luces
de luna y atardecer!
 
Si no cantara el sinsonte,
mi campo no fuera campo,
ni mi monte fuera monte.
Otras obras de Dora Alonso ...



Top