Cargando...
La Sierra Maestra
¡tan alta, tan grande!
¡tan brava, tan bella!
 
De roca para el tirano;
para el patriota, de miel.
La que vio crecer dos niños
—flor y bravura a la vez—:
uno se nombraba Antonio
y otro se llama Fidel.
Otras obras de Dora Alonso ...



Top