Dejad que a voces diga el bien que pierdo,
si con mi llanto a lástima os provoco;
y permitidme hacer cosas de loco:
que parezco muy mal amante y cuerdo.
 
La red que rompo y la prisión que muerdo
y el tirano rigor que adoro y toco,
para mostrar mi pena son muy poco,
si por mi mal de lo que fui me acuerdo.
 
Óiganme todos: consentid siquiera
que, harto de esperar y de quejarme,
pues sin premio viví, sin juicio muera.
 
De gritar solamente quiero hartarme.
Sepa de mí, a lo menos, esta fiera
que he podido morir, y no mudarme.

#EscritoresEspañoles Las tres musas últimas castellanas (1670), #Soneto ABBA ABBA CDC DCD

  • 0
  • 2
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Dutronc
alrededor de 1 mes

Flojo. Sin brillo ni pasión

Preferido o celebrado por...

Ada Pardo dorita tsoli
Email

Otras obras de Francisco de Quevedo...

Algunos poetas que siguen a Francisco de Quevedo...

Sofía Claudio Chust Martínez Víctor Hugo Patiño Geraldine Sánchez Casandra Manuella Lozada