Paraíso perdido

Paraíso perdido

by Rafael Alberti

A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.

Tras de mí, imperceptible,
sin rozarme los hombros,
mi ángel muerto, vigía.
.
¿Adónde el Paraíso,
sombra, tú que has estado?
Pregunta con silencio.

Ciudades sin respuesta,
ríos sin habla, cumbres
sin ecos, mares mudos.

Nadie lo sabe. Hombres
fijos, de pie, a la orilla
parada de las tumbas,

me ignoran. Aves tristes,
cantos petrificados
en éxtasis el rumbo,

ciegas. No saben nada.
Sin sol, vientos antiguos,
inertes, en las leguas
por, andar, levantándose
calcinados, cayéndose
de espaldas, Poco dicen.

Diluidos, sin forma
la verdad que en sí ocultan,
huyen de mí los cielos.

Ya en el fin de la Tierra,
sobre el último filo,
resbalando los ojos,
muerta en mí la esperanza,
ese pórtico verde
busco en las negras simas.

¡Oh boquete de sombras!
¡Hervidero del mundo!
¡Qué Confusión de siglos!

¡Atrás, atrás! ¡Qué espanto
de tinieblas sin voces!
¡Qué Perdida mi alma!

-Ángel muerto, despierta.
¿Dónde estás? Ilumina
con tu rayo el retorno.

Silencio. Más silencio.
Inmóviles los pulsos
del sinfín de la noche.

¡Paraíso perdido!
Perdido por buscarte,
yo, sin luz para siempre.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Rafael-alberti


Other poems by Rafael Alberti (read randomly)


Vino el que yo quería
el que yo llamaba.
No aquel que barre cielos sin defensas.

Rosa de Alberti allá en el rodapié
del mirador del cielo se entreabría,
pulsadora del aire y prima mía,

Las floridas espaldas ya en la nieve,
y los cabellos de marfil al viento.
Agua muerta en la sien, el pensamiento

¡No pruebes tú los licores!
¡Tú no bebas!
¡Marineros, bebedores,

Sal tú, bebiendo campos y ciudades,
en largo ciervo de agua convertido,
hacia el mar de las albas claridades,

Adonde el viento, impávido, subleva
torres de luz contra la sangre mía,
tú, billete, flor nueva,

Hubierais visto llorar a las yedras cuando el agua …
a un yelmo moribundo sobre una rosa nacida en el va …
a esa hora en que los nardos...

Zarparé, al alba, del Puerto,
hacia Palos de Moguer,
sobre una barca sin remos.

Príapo:
...Despierta, sí, cerrada
caverna de coral. Voy por tus breñas,

El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,

Zarza florida
Rosal sin vida.
Salí de mi casa, amante,

Rubios, pulidos senos de Amaranta,
por una lengua de lebrel limados.
Pórticos de limones, desviados

Adonde el viento, impávido, subleva
torres de luz contra la sangre mía,
tú, billete, flor nueva,

Alguien barre
y canta
y barre

Buscad, buscadlos:
en el insomnio de las cañerías olvidadas,
en los cauces interrumpidos por el silencio de las

Dejé por ti mis bosques, mi perdida
arboleda, mis perros desvelados,
mis capitales años desterrados

Gentes de las esquinas
de pueblos y naciones que no están en el mapa
comentaban.

Like us on Facebook?