Paraíso perdido

Paraíso perdido

by Rafael Alberti

A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.

Tras de mí, imperceptible,
sin rozarme los hombros,
mi ángel muerto, vigía.
.
¿Adónde el Paraíso,
sombra, tú que has estado?
Pregunta con silencio.

Ciudades sin respuesta,
ríos sin habla, cumbres
sin ecos, mares mudos.

Nadie lo sabe. Hombres
fijos, de pie, a la orilla
parada de las tumbas,

me ignoran. Aves tristes,
cantos petrificados
en éxtasis el rumbo,

ciegas. No saben nada.
Sin sol, vientos antiguos,
inertes, en las leguas
por, andar, levantándose
calcinados, cayéndose
de espaldas, Poco dicen.

Diluidos, sin forma
la verdad que en sí ocultan,
huyen de mí los cielos.

Ya en el fin de la Tierra,
sobre el último filo,
resbalando los ojos,
muerta en mí la esperanza,
ese pórtico verde
busco en las negras simas.

¡Oh boquete de sombras!
¡Hervidero del mundo!
¡Qué Confusión de siglos!

¡Atrás, atrás! ¡Qué espanto
de tinieblas sin voces!
¡Qué Perdida mi alma!

-Ángel muerto, despierta.
¿Dónde estás? Ilumina
con tu rayo el retorno.

Silencio. Más silencio.
Inmóviles los pulsos
del sinfín de la noche.

¡Paraíso perdido!
Perdido por buscarte,
yo, sin luz para siempre.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Rafael-alberti


Other poems by Rafael Alberti (read randomly)


A embestidas suaves y rosas, la madrugada te iba po …
Sueño equivocado, Ángel sin salida, Mentira de lluv …
Al lindero de mi alma, que r...

¡Qué revuelo!
¡Aire, que al toro torillo
le pica el pájaro pillo

Por las calles, ¿quién aquél?
¡El tonto de Rafael!
Tonto llovido del cielo,

¡Ah, Miss X, Miss X: 20 años!
Blusas en las ventanas,
los peluqueros

Si Garcilaso volviera,
yo sería su escudero;
que buen caballero era.

¡Jee, compañero, jee, jee!
¡Un toro azul por el agua!
¡Ya apenas si se le ve!

(Muerte)
A un niño, a un solo niño que iba para piedra noctu …
para ángel indiferente de una escala sin cielo...

Gentes de las esquinas
de pueblos y naciones que no están en el mapa
comentaban.

Antes de ser o estar en el bramido
que la entraña vacuna conmociona,
por el aire que el cuerno desmorona

Te invito, sombra, al aire.
Sombra de veinte siglos,
a la verdad del aire,

Gentes de las esquinas
de pueblos y naciones que no están en el mapa
comentaban.

De sombra, sol y muerte, volandera
grana zumbando, el ruedo gira herido
por un clarín de sangre azul torera.

Sobre tu nave —un plinto verde de algas marinas,
de moluscos, de conchas, de esmeralda estelar,
capitán de los vientos y de las golondrinas,

Vírgenes con escuadras
y compases, velando
las celestes pizarras.

Príapo:
...Despierta, sí, cerrada
caverna de coral. Voy por tus breñas,

¿Por qué me miras tan serio,
carretero?
Tienes cuatro mulas tordas,

Buscad, buscadlos:
en el insomnio de las cañerías olvidadas,
en los cauces interrumpidos por el silencio de las

Like us on Facebook?