Escribir es para mí sumergirme en mi mar, nadar en distintos niveles. Buscar el fondo. Confrontarme de noche con la inmensidad. Ver las estrellas, moverme entre la luminiscencia, flotar. Encontrar un barco. Depositarme al vacío en una botella de vidrio. Romperme. Volver a flotar.