Tonada

Estaba la mora, estaba,
entre la paz y la guerra
con su dos hijas queridas
Blanca Flor y Filumena.
 
El duque don Bernardino
se enamoró de una de ellas
se casa con Blanca Flor
y pena por Filumena.
 
Y después que se casó
se la llevó a lejas tierras;
cumplidos los nueve meses
volvió a casa de su suegra.
 
Buenos días tenga, madre,
muy buenos, hijo, los tenga.
Cómo quedó Blanca Flor,
en víspera a parir queda,
y le manda a suplicar
que le empreste a Filumena.
 
Cómo la has de llevar, hijo,
siendo muchacha doncella.
Yo la llevaré, señora,
como prenda suya y nuestra.
 
Toma, muchacha, esta llave
abre ese cofre dorado
y ponte el mejor vestío
pa´que vai con tu cuñao.
 
El duque don Bernardino
al anca se la llevó
y en el medio del camino
su pecho le descubrió.
Después de cumplir su gusto
la lengua se la cortó.
 
Con la sangre de su lengua
ella una carta escribió,
a un pastor que va pasando
que por señas lo llamo.
 
Toma, pastor, esta carta
llévasela a Blanca Flor.
Blanca Flor des que la vio
con el susto mal parió.
 
El duque don Bernardino
a un peñasco se arrimó
que lo hizo diez mil pedazos
y el diablo se lo llevó.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Ada Pardo
Email

Other works by Violeta Parra...

Some poets who follow Violeta Parra...

Camila Arce Jocelin Caal Noe Conde Vitale Lency Johana Erick Cortez (A.R) Nicolás Vera