La última inocencia

La última inocencia

by Alejandra Pizarnik

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!
 

 

comments powered by Disqus

Miscellany

Images


Other poems by Alejandra Pizarnik (read randomly)


Hay que salvar al viento
los pájaros queman el viento
en los cabellos de la mujer solitaria

Como un golfo de soles este espacio hermético y tra …
La acción transcurre en el desierto y qué
sola atravesé mi infancia como caperucita el bo...

Ante todo una mancha roja, de un rojo débil pero no …
El conjunto —sombrero rojo y madera ocre— relumbra …
El desconocido dueño del som...

Grandes pajarerías ‘el ojo ajeno’.
—Stock permanente de calandrias.
Servicio nocturno.

La mano de la enamorada del viento
acaricia la cara del ausente.
La alucinada con su «maleta de piel de pájaro»

Concierto de música religiosa del siglo xviii en el …

Murieron las formas despavoridas y no hubo más un a …
Con el propósito de escuchar están escuchando el lu …
Adentro de tu máscara relamp...

Debajo de un árbol, frente a la casa, veíase una me …
—Toma un poco de vino —dijo la muerte.
La niña dirigió una mirada a su alrededor, sin ver...

Había un hombre que vivía junto a un cementerio y n …

Un busto de Saturno se levantaba a la entrada del j …
—Me has manchado de pintura, te voy a matar. Nadie …

Like us on Facebook?