Lejos del mar y de la hermosa guerra,
que así el amor lo que ha perdido alaba,
el bucanero ciego fatigaba
los terrosos caminos de Inglaterra.
 
Ladrado por los perros de las granjas,
pifia de los muchachos del poblado,
dormía un achacoso y agrietado
sueño en el negro polvo de las zanjas.
 
Sabía que en remotas playas de oro
era suyo un recóndito tesoro
y esto aliviaba su contraria suerte;
 
a ti también, en otras playas de oro,
te aguarda incorruptible tu tesoro:
la vasta y vaga y necesaria muerte.

  • 0
  • 2
  •  
  •  
Hacedor
Entrar para comentar...

Preferido o celebrado por...

Ada Pardo Dinorah Deb
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Laertes Laurnaga maximiliano pereda erika Sa Ri Diana De Segovia Dinorah Deb